Crear hábitos de estudio desde temprana edad es fundamental

//Crear hábitos de estudio desde temprana edad es fundamental

Crear hábitos de estudio desde temprana edad es fundamental

Crear hábitos de estudio desde edades tempranas es fundamental para que el niño, cuando lo necesite, tenga la capacidad de concentrarse durante un largo tiempo para estudiar. Esto tendrá efectos positivos sobre su progreso de aprendizaje y favorecerá su rendimiento académico. La clave para lograrlo reside en establecer una disciplina de trabajo desde pequeños, fijar un horario y un lugar concretos donde el niño, cada día, dedique un poco de tiempo a actividades de “mesa y silla” tales como dibujar, colorear, leer…, es decir, crear un hábito.
COMO CREAR EL HÁBITO:
“Un hábito es algo que se repite”, señala Ana Cobos Cedillo, Doctora en Psicopedagogía y Orientadora y Presidenta de la Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España (COPOE), quien explica que “un hábito puede comenzar a consolidarse cuando se lleva repitiendo a partir de tres semanas”. Para conseguir que los niños estén acostumbrados a una rutina de trabajo para el futuro, “han de tener cierta disciplina de mesa y silla. Esto no quiere decir que les vayamos a poner a hacer deberes en la etapa infantil, pero sí a partir de los dos o tres años los niños tienen que saber que hay actividades que se van a hacer en la calle, en el parque, en la playa, etcétera, pero también hay otras actividades, que también son divertidas y que también forman parte de su rutina, que se realizan sentados en una mesa con lápices, tijeras, gomas, libros, La clave para inculcar a los niños hábitos de estudio es ir “introduciendo este hábito de sentarse cada día un rato poco a poco. Primero con mamá o con papá, aunque la tendencia debe ser ir dejándoles solitos”. En conclusión: “tenemos que conseguir que el niño disfrute de la actividad de estar sentado pintando, leyendo… y a medio plazo que lo haga solo, que busque la motivación intrínseca en este tipo de actividades y que no necesite que sus padres se pongan al lado. La dependencia nos puede jugar malas pasadas”.

By | 2019-02-18T13:32:30+00:00 febrero 18th, 2019|Sin categoría|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment